Antoni Gaudí: Mi vida pasada en Estambul como adolescente vagabundo que sufrió alucinaciones

Gaudi2

Foto (detail): Wikipedia / Nesnad

DOCUMENTO ARTE PARANORMAL – REENCARNACION 9

Para saber lo que precedió a esta historia, véase: Antoni Gaudí: La pasión ‘esquizofrénica’ de un genio español
El artículo original fue publicado en Neerlandés, el 28 de julio de 2018.
Traducción: Martien Verstraaten. Corrección: Elena Solís


Cada éxito, gloria terrenal, un paso en falso o supuesta mala suerte en el presente tiene sus anclas en el pasado, más específicamente en una o más vidas pasadas. «El Espíritu es el constructor», nos dijo el médium estadounidense Edgar Cayce a principios del siglo pasado. Y el tiempo es ciertamente un concepto útil, pero también extremadamente terrenal, que puede engañarnos en términos de eternidad. Una vida pasada está, si fuéramos a hablar de distancia, a solo tres pasos o menos del presente actual de una persona. Esto es así porque llevamos el sello de todas las vidas pasadas en nosotros, con distintos grados de intensidad, en el comportamiento diario o nuestras preferencias desde la prehistoria hasta el presente.

Es por eso que cada currículum vítae comienza en una o más vidas pasadas. La vida pasada de Ayrton Senna como monje tibetano, por ejemplo, fue el motor de su éxito como piloto de Fórmula 1 en Brasil. Las vidas exitosas de notorios revolucionarios como Lao Zi, Confucio y Buda Gautama fueron el resultado de las encarnaciones anteriores. La vida de otro idealista, Jesucristo, tuvo su origen en 33 encarnaciones anteriores (Sanderfur, 2009), entre ellos Adán, Enoc, Melquisedec, José, intérprete de sueños, Joshua, el líder militar brutal, y vidente Asaf bajo los reyes David y Salomón.

 

INTRODUCCIÓN

El Espíritu, la mente cósmica es como sabemos el constructor. Los inventos de, por ejemplo, el físico e ingeniero eléctrico Nikola Tesla como por ejemplo los autos híbridos, ya «vivían» en su mente antes de que vieran la luz. Por visualización, Tesla «diseñó» en su mente todos los planos de construcción de sus proyectos en detalle, incluido el tamaño de los tornillos. La chispa espiritual finalmente toma forma, y se materializa. Los motivos de Antoni Gaudí para construir la catedral de la Sagrada Familia son mucho mayores que su encarnación española. Sus motivos y sentimientos más íntimos vienen de otros tiempos, según lo que me muestra una primera imagen extrasensorial, descendió de su encarnación en Estambul como adolescente vagabundo de ascendencia armenio-otomana. En esta hermosa ciudad estaba rodeado de un bosque de minaretes que parecían duplicarse en número por las alucinaciones visuales que sufrió periódicamente.

El adolescente vagabundo en Estambul es, como entidad, el precursor espiritual de Antoni Gaudí. En otras palabras: después de la muerte del chico y después de un intermezzo espiritual – una estancia planetaria -, * la entidad encarnó como Antoni Gaudí, el arquitecto español. Resulta que el niño se llama Narek y nació de padres armenios que habían huido de la pobreza de su país cuando apenas superaba la edad de la guardería. El joven Narek parece ser un niño con un alto grado de conciencia religiosa.

La conciencia religiosa interna y la religión institucional tienen naturalezas diferentes, la última de las cuales se puede encontrar en los pasillos de las iglesias o bibliotecas sagradas, como si fueran supermercados religiosos de tipo barato. Un alto grado de conciencia religiosa ya existía antes de que las religiones institucionales «elogiaran sus productos» sobre Dios y los mandamientos, con un énfasis particular en prohibiciones. La espiritualidad fue desde el primer día de la humanidad – la Alma Mater para las religiones institucionales en evolución, hasta que estas instituciones se volvieron fuertemente en contra de la espiritualidad, o la ignoraron. La religión se convirtió asesina de la espiritualidad, cometió parricidio, contra la madre de todas las religiones.- Helena Blavatsky la llamó «la religión de los Antiguos y la religión de universal Sabiduría» (Blavatsky 2008).

El conocimiento interno y el conocimiento adquirido institucionalmente también deben considerarse como cantidades diferentes. Conocimientos de alta calidad ya existieron siglos antes de que las primeras universidades abrieran sus puertas al monasterio y presentaran diplomas. En la lingüística podemos encontrar comparaciones relacionadas. Mucho antes de que el lenguaje escrito se desarrollara, durante el tiempo en que las consonantes todavía no habían nacido y las vocales como sonidos primarios estaban a cargo, existió el lenguaje interno: una lengua parcialmente no verbal del cual nacieron también la percepción extrasensorial y la telepatía.

Las instituciones y las maquinaciones sociales han expulsado el desarrollo elemental de la religión interna, el conocimiento y el lenguaje (Illich 1972, Freire 1975).

Los niños están programados a través del material escolar y los modelos didácticos para desarrollarse de manera supuestamente relevante en la sociedad (léase: para dejarse llevar finalmente por multinacionales, administradores y príncipes de la Iglesia). Los vagabundos adolescentes, por otro lado, no se consideran arquitectos, y ciertamente no son de renombre mundial. Excepto cuando el vagabundo se reencarna después de su muerte, por ejemplo en la España católica como Antoni Gaudí, y dedica (como antiguo vagabundo de otra encarnación) toda su pasión e intención religiosa para construir La Sagrada Familia.

 

LAS ESCALERAS DE LA MEZQUITA AZUL

En el primer contacto con Antoni Gaudí en contraste con los contactos clarividentes con Ayrton Senna, Lola Flores e Isabel la Católica, comprendí que él en cambio prefería que me dirigiera a él de una forma formal, «Señor Gaudí». El vagabundo Narek, a cambio se podría tutear.

M: Señor Gaudí, pronto regreso a una vida anterior, a Estambul, la antigua Constantinopla, a la vida como Narek, de la que ya habíamos recibido algunas impresiones.

M: Señor Gaudí, la imagen de su encarnación anterior muestra a Narek, el adolescente vagabundo armenio en Estambul que sufrió alucinaciones. Durante el primer pensamiento que obtuve de él a través de usted, él se sienta a menudo en el segundo escalón superior frente a la entrada de la Mezquita Azul.

Antoni Gaudí: Sí, la imagen de un pobre adolescente de la calle es parte de la sensación inconsciente que llevo en mí como Gaudí, sin saber el cómo ni el porqué. El adolescente desconocido en mí tenía una pasión por los edificios religiosos, las iglesias profanas, las catedrales y las mezquitas, estaba interesado en la pobreza elevada y en la vida cotidiana para estar cerca de la gente común. Sentía pasión por las altas torres de las iglesias, torres y minaretes, todos los días y en todas partes a mi alrededor, apreciaba las torres que llegan al cielo.

M: Señor Gaudí, pronto lo sumergiré nuevamente en la sensación del adolescente que conocimos como Narek. Tan pronto como Narek se manifieste en usted, lo tutearé.

M: Señor Gaudí, le pido que de un salto emocional de pensamiento. Recuerde los momentos en que, durante su vida como Antoni Gaudí en Barcelona, se sentía como un vagabundo, alguien que consideraba que la pobreza más importante que tener y vestir trajes elegantes en las altas esferas. Imagine nuevamente que está vestido con ropa muy simple, con ropa similar a la de un adolescente pobre. Se mudará al joven cuerpo del adolescente Narek. Identifíquese con el joven cuerpo del adolescente Narek.

Cuento hasta tres, y después de mi chasqueo de dedos aterrizará de forma automática y fácil en la encarnación de Narek. Uno, dos, tres…

Imagen cinematográfica extrasensorial y escenario de los acontecimientos
Incluso antes de que Antoni Gaudí responda, obtengo nuevamente la imagen cinematográfica en mi pantalla extrasensorial: Un adolescente vagabundo sentado en el segundo escalón superior frente a la entrada de la Mezquita Azul.

Un adolescente vagabundo se sienta en una de las escaleras superiores frente a la mezquita, gira ligeramente su estrecho torso hacia la izquierda, de modo que mira hacia abajo sobre su hombro izquierdo, y tiene una imagen panorámica de los alrededores. Narek se ve feliz hoy, es un día feliz, este día no está plagado de alucinaciones, ilusión ni de incomodidad física como los dolores de cabeza y la visión doble. Narek ama la vida, pero debido a la pobreza y la enfermedad, la suerte no le acompaña.

Durante un primer trance sobre Gaudí y su vida pasada, vi de manera extrasensorial que el adolescente vagabundo Narek tenía una profunda conciencia religiosa, sin pertenecer de ningún modo a una religión institucional ni estar influenciado por ella, aunque sus padres armenios pertenecían al cristianismo armenio.

Antoni Gaudí: El sentimiento es claro, las huellas de Narek siempre han estado dentro de mí durante la vida en Barcelona. Un día en Barcelona, me convertí en el adolescente vagabundo que había en mí, en Narek, y abracé la pobreza. Lo sentí en todo mi cuerpo: «Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos». Es por eso que he dicho más tarde que la belleza es verdad: «La belleza es el resplandor de la verdad, y como el arte es belleza, sin verdad no hay arte».

M: Señor Gaudí: vuelva a sentir a Narek, hable como Narek, volverá a ser Narek y luego contará lo que Narek experimenta.

Narek: Hoy no, hoy el sol está brillando en mí y en las escaleras de la mezquita, pero a menudo tengo dolor de cabeza, en el lado derecho de mi cabeza. Ahí es donde comienza eso.

M: ¿Con qué comienza? ¿A qué te refieres con «eso»?

Narek: Con «eso», me refiero a «las señales».

M: ¿Qué señales Narek?

Narek: Señales de «no ser completamente yo mismo», de «ser parcialmente otra persona».

M: Hmmm.

Narek: También veo otras cosas, cosas que están ahí pero que en realidad no existen. Y mis ojos también ven las cosas dobles. Me duele la vista. Las torres y minaretes de los edificios a mi alrededor parecen duplicarse, triplicarse a veces, solo hay torres dentro y alrededor de mí, donde sea que mire.

Narek: Siento malestar en el estómago y en la cabeza, náuseas y mareos.

M: No te resistas a la sensación de náuseas y mareos. Deja que ese sentimiento en ti se vuelva aún más intenso y más fuerte. Concéntrate en las náuseas y los mareos, conforme se intensifican.

M: Ve al momento en que sientes este sentimiento por primera vez en tu vida. Siente las náuseas en el estómago, siente los mareos, la visión doble. Siente tu cuerpo sentado, de pie, acostado o caminando. ¿Dónde te encuentras?

 

EL DOLOR DE CABEZA, LA ESQUIZOFRENIA, EL TRANCE

Imagen cinematográfica extrasensorial y escenario de los acontecimientos
Incluso antes de que Narek responda esta vez, aparece una imagen en mi pantalla paranormal: Un niño de cuatro años vestido con pantalón corto.

Debido a una coincidencia de varios factores, los síntomas de pre-alucinaciones aparecen en el niño pequeño. Estos síntomas se clasificarían como esquizofrenia en términos clásicos (léase: en términos bastante anticuados). Narek, sin embargo, es un niño paranormal y religioso con dotes de clarividencia, sin que él ni su entorno lo sepan.

El origen de la (supuesta) esquizofrenia se remonta a, al menos sobre la base de experimental de ciertos síntomas, la persistencia de una serie de «condiciones básicas». Sobre la base de mis experiencias como médium, de acuerdo en gran medida con los hallazgos del vidente estadounidense Edgar Cayce (1877-1945), hay una predisposición a las alucinaciones a nivel físico, mental y del alma, con más de un factor (social) provocador.

Sin embargo, el contenido de lo que se llama alucinación – la imagen (visual), la voz (auditiva), la sensación (somática), y en ocasiones también el olor (olfativo) o el sabor (gusto) – de naturaleza esquizofrénica o no, siempre proviene del mundo de los espíritus. La alucinación es de origen astral, se origina en entidades en cualquier forma energética, alguien o algo, que se encuentra fuera el plan terrenal.

El cuerpo y la mente de una persona, paciente o no, es el aparato receptor como la radio, la TV, el ordenador portátil o una tableta. La condición física y mental de lo particular, la constitución, genéticamente determinada o producto de un momento, es el factor por el cual las alucinaciones del mundo astral llegan o no.

La suposición en psiquiatría de que una alucinación carece de estímulo del mundo exterior es incorrecta.

El estímulo se observa efectivamente en el mundo interior de la persona a través del registro en la «pantalla» interior y la experiencia sensorial, por otro lado, es de origen externo.

Gijsbert van der Zeeuw (1912-1981), un vidente holandés de renombre internacional, también autor de Wanen of geesten: Gestoord of bezeten? Psychiatrische patiënten paragnostisch bezien (1979) (Los delirios o los espíritus: ¿Perturbado mental o poseído? Pacientes psiquiátricos vistos de forma paranormal) describe las alucinaciones de la siguiente manera:

«Luego hablamos de alucinaciones o delirios, pero ahora sabemos que este es solo el caso en relación con el mundo exterior. De hecho, no existe una «fuente» de estas impresiones, sino que la fuente existe sin ninguna duda en el mundo de los espíritus. El concepto para estos pacientes, por lo tanto, depende puramente de si uno acepta o no este mundo espiritual.»

La densidad del campo energético de una persona, el aura o la capa emocional determina si algo proviene del mundo astral o no y en qué medida. Cuando el aura ha sufrido una paliza y presenta grietas y agujeros, se recurre a lo psiquiátrico. Las causas de la «fuga» se encuentran en:

Fuentes endógenas:
1. Predisposición genética: sistema nervioso sensible y/o sistema endocrino
2. Condición física: sobrecarga, anorexia nerviosa, adicción al buceo
3. Disfunciones: mal funcionamiento de los órganos excretores y los sistemas de eliminación
4. Escasez crónica o temporal: vitaminas y minerales
5. Adicción: alcohol, drogas duras, medicinas

Fuentes exógenas:
1. Factores psicológicos: traumas, estrés, ansiedades que cargan al sistema nervioso
2. Factores sociales: guerra, abuso sexual, desorientación cultural, lavado de cerebro, fundamentalismo religioso
3. Factores astrales: ocupación (obsesión) por parásitos / entidades astrales de vidas actuales o vidas pasadas
4. Factores paranormales: el uso conflictivo de técnicas mágicas, mediumnidad negativa.
5. Factores de comorbilidad: endógenos y/o exógenos

A través de los «agujeros», la información de las entidades positivas o negativas puede penetrar en los sistemas de observación de la persona: pensamientos, voces e imágenes.

{Fuente: «Case of Ricardo B.: Study on Extrasensory Voice Hearing / Auditory Hallucination» (Caso de Ricardo B.: Estudio sobre Audición Extrasensorial de Voz / Alucinación Acústica). Martien Verstraaten, 2015}

Las alucinaciones y la visión doble de las torres y minaretes, encuentra su origen en el factor astral en Narek, en resumen: su aura, la capa protectora entre el hombre y el mundo espiritual, muestra grietas por una gran agitación emocional. Por lo tanto, las entidades y sus sentimientos pueden influir en los sentimientos y pensamientos con demasiada frecuencia y facilidad, lo que resulta en alucinaciones.

El pequeño Narek tendrá que recorrer un camino difícil en su vida, y surge la pregunta de cuánto durarán su cuerpo y alma. Para su encarnación otomano-armenia en Estambul, Narek parece haber agrupado varios «talentos» de encarnaciones previas de naturaleza kármica. El espíritu de Narek está, como resultado de una vida pasada, casi obsesionado por lo divino, el sentimiento de querer ser uno con Dios. Es un sentimiento que lo invita diariamente a ir a la iglesia, a la casa de oración o al templo, pero eso también impide su desarrollo como un niño. De todos los edificios religiosos de la ciudad, la Mezquita Azul parece llamar más su atención. También la ubicación de la mezquita en el corazón de la ciudad cerca de otras casas de Dios contribuye a esto, se convierte en su hogar en la gran ciudad. Los problemas en el pobre hogar donde Narek vive con sus padres serán el catalizador que perturba el frágil equilibrio de su cuerpo y alma.

En la sugerencia (previamente) mencionada: Ve al momento en que sientes este sentimiento por primera vez en tu vida. Siente las náuseas en el estómago, siente mareos y visión doble. Siente tu cuerpo ya sea sentado, de pie, acostado o caminando. ¿Dónde te encuentras? Narek responde:

Narek: Estoy sentado donde estoy ahora, en uno de los escalones, en el segundo lado superior de la mezquita, mi lugar. El escalón está frío, mi cabeza está terriblemente caliente y estoy muy enfermo.

M: ¿Narek, qué hora del día es?

Narek: Es al final de la mañana, me siento muy raro.

M: ¿Hay alguna razón que te haga sentir raro?

Narek: No estoy seguro. Pero no tenemos dinero, mamá y papá ya no tienen comida. Estoy triste y preocupado, quiero cuidar de ellos, pero no sé cómo.

M: ¿Qué edad tienes?

Narek: No lo sé. Soy joven, todavía muy pequeño, solo he tenido un cumpleaños algunas veces desde que nos mudamos a este país, a esta ciudad.

M: ¿Cuándo comenzó el dolor de cabeza y las náuseas?

Narek: Cuando salí de casa, de camino a la mezquita. Como si mi cabeza estuviera agarrada con un par de alicates grandes.

M: Dime exactamente lo que sentiste, lo que experimentaste.

Narek: Estaba caminando en la calle, pensando en mamá y papá todo el tiempo, estaba muy triste. De repente, había un río ardiente en mi espalda que fluía desde abajo hacia arriba y me mareaba la cabeza. Después de llegar y sentarme, empeoró y enfermé terriblemente.

M: ¿Qué sientes ahora, Narek?

Narek: Las náuseas empeoraron, el dolor de cabeza también. No veo bien. Todo ha cambiado en mi cabeza, también es como si fuera otra persona, algo o alguien más vive en mi cabeza. Las hermosas torres de la mezquita también son diferentes, de repente hay muchas más, y los árboles también los veo dobles.

M: ¿Qué hay en tu cabeza que es diferente de lo habitual?

Narek: No sé exactamente, es diferente de lo que normalmente siento.

M: Es bueno Narek. Ahora te llevo a una habitación imaginaria en la torre más alta de la mezquita. Nos sentamos juntos en la pequeña habitación y miramos hacia abajo, donde está Narek. Ahora estás mirando con los ojos del Gaudí adulto al niño que está sentado abajo en la escalera frente a la mezquita.

M: Mire hacia abajo y diga inmediatamente lo que ve cuando mira al niño. A la de tres me dice lo que percibe. ¡Uno, dos, tres!

Gaudí: Veo al chico, sí. Él está muy preocupado por sus padres a quienes ama mucho. Él quiere ayudarlos. Las preocupaciones causan un calambre severo en él, lo que le hace perder el conocimiento y caer hacia atrás, en los escalones de la mezquita.

M: Mire en su cabeza. ¿Qué procesos tienen lugar en su cabeza?

Gaudí: Cuando miro al niño, veo que está enfermo, agotado de las preocupaciones debido a un mayor sentido de la responsabilidad. Durante el calambre es como si estuviera en otro mundo, como si a través de procesos biológico-químicos en su cabeza entrara en otro estado de conciencia. La experiencia es muy desagradable para él, al menos cuando la experimenta siendo consciente. Pero, ahora mismo atraviesa la barrera de la conciencia, cambia su experiencia, sus sentimientos. Una vez inconsciente, fuera del estado normal de conciencia tal como la conocemos, se entra en otra área de alma, en otro reino, como durante el sueño, donde uno puede recuperarse del día como si estuviera en un hospital.

Gaudí: Mientras está recostado inconsciente en la escalera, un anciano sale de la mezquita y lo cuida.

M: Mire al hombre en detalle. ¿Qué aspecto tiene?

Gaudí: Es un hombre mayor, no muy alto, tiene el pelo gris y fino, un poco largo. Se convierte en mi segundo padre, el padre de mi «casa en la calle» en las escaleras frente a la mezquita.

M: Ahora salimos de la habitación imaginaria en la torre más alta y vuelve al cuerpo de Narek situado en las escaleras. Cuento hasta tres, vuelva al cuerpo de Narek y despierte de la inconsciencia de él, uno, dos, tres …

El pequeño Narek que todavía está acostado en la escalera, abre sus ojos nuevamente. El hombre mayor ahora está arrodillado al lado de Narek y se inclina sobre él.

M: Narek, ¿Qué sientes y ves ahora cuando vuelves al conocimiento?

Narek: Me siento mejor, como si estuviera descansado. Miro a los ojos de un hombre amable. Él está de rodillas conmigo y toma mi mano. Él es como un padre.

M: Continuamos la película de su vida hacia el futuro. Vamos regresar a un momento como adolescente vagabundo cuando las alucinaciones se manifiestan más vigorosamente.

 

GRACIA SAGRADA EXTRASENSIORIAL, COMO LA DE SANTA TERESA DE ÁVILA

Imagen cinematográfica extrasensorial y escenario de los acontecimientos
Incluso antes de que Narek responda, aparece una imagen en mi pantalla extrasensorial: Una psicosis religiosa y un estupor catatónico en la esquina del bulevar.

Narek ahora es un adolescente maduro. A base de golpes, se familiarizó con las alucinaciones que se han convertido en parte de su vida. Su padre murió, su madre minusválida, está casi ciega. Con las ventas ambulantes en la calle, él proporciona el escaso sustento. Él no necesita mucho. Con algunos dátiles y pasas en el bolsillo, se viven varios días. Los pocos ingresos los destina a su madre enferma. El hombre mayor, que está muecín en la mezquita, y que le ayudó a ponerse en pie de niño y al que considera como un padre, se ha convertido en amigo y consejero.

Narek se detiene en la esquina de un bulevar cerca del centro en su camino hacia las escaleras de la mezquita, su «casa» en la ciudad, su universidad, donde puede pensar, soñar y alucinar. Antes de que Narek haya doblado la esquina de un edifico grande da un saltito de alegría y se somete por la euforia religiosa a emociones muy poderosas que generan fuertes alucinaciones. Su cuerpo se agarrota como si sufriera un estupor catatónico, donde también el tiempo en él parece detenerse en una película muda.

Está muerto en términos terrenales sin estar muerto, como si su salto estuviera congelado en el aire, fijado entre el cielo y la tierra. Por cierto, es un día claro y casi con certeza ese es el catalizador de este momento de psicosis religiosa.

Es la hermosa luz que irradia desde lejos cuando está doblando una esquina del bulevar que le hace ver nuevamente las siluetas de las torres en el horizonte urbano. Los numerosos minaretes refuerzan la euforia religiosa que ha vivido en su interior durante años y que le hace vivir un infierno. Alucinando, los minaretes hasta se cuadruplican. Por lo tanto, los minaretes se convierten para siempre en un símbolo de su carácter religioso.

En términos metafísicos Narek sufre un trance religioso que en la terminología del Antiguo Testamento se relaciona a las apariciones, una gracia mística, al igual que los que experimentó Teresa de Ávila (1515-1582) (Cangas et al., 2009).

En términos psiquiátricos, sin embargo, Narek sufre una psicosis religiosa o delirio místico que se convierten físicamente en estupor catatónico, clasificado por la cuestionable biblia de trastornos mentales: el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM), con el código 295.2 / código ICD F20.2.

Santa Teresa de Ávila también sufrió éxtasis religioso, que se agudizó con la escultura de mármol de Gian Lorenzo Bernini, con síntomas físicos. Después de su primera gracia mística en 1535, después de leer un libro edificante y su confesión a María Asunción en 1539, sufrió una muerte aparente durante tres años.

En términos triviales, Narek prefiere ir a Dios o a Alá, es lo mismo para él, ir a tomar café con Él, convertirse en su asistente personal: siempre y en todas partes, en el presente y en el pasado. Su alma ha estado impregnada de religión en varias encarnaciones, encarnaciones en las que llegó a la experiencia religiosa. Debido a este tipo de discapacidad en la vida de Narek – las alucinaciones que lo limitan – tiene que marcar el paso, limitarse a sí mismo: una lección de la vida kármica.

Narek quiere propagar el trabajo del Creador, convertirse en su administrador, construir mezquitas, iglesias, torres, minaretes, si es necesario utilizando solo las manos. Sus emociones íntimas parecen una psicosis religiosa. Si lo clasificamos así deberíamos encerrar detrás de las vallas eléctricas de un hospital psiquiátrico a todos los mártires y santos místicos del pasado y, por supuesto, a visionarios como Goya y Picasso y médiums espirituales.

Ni Narek ni su alma residente son pacientes psiquiátricos, a pesar de lo que dijeron algunos asistentes sociales. Él es un joven visionario que posee dones místicos, erróneamente confundidos con trastornos psiquiátricos (Stephen 1990).

Narek: Estoy doblando una esquina en mi ciudad, Estambul, en el bulevar, tengo 12 años como he entendido. Al ver las esbeltas torres de las mezquitas en la distancia que contrastan con un hermoso cielo rosado y gris, me siento dominado por emociones y doy un saltito de alegría.

M: Continúa.

Narek: Me gustaría estar con Dios, el creador de todo, y ser parte de la creación, pero no sé cómo hacerlo. Cuando veo las torres, es como si yo mismo hubiera sido una vez el creador de las torres. Es como si los espíritus de los creadores de las torres habitaran en mí y me en una lengua que desconozco pero que mis sentidos comprenden.

M: Continúa.

Narek: Soy Narek, pero cuando estoy emocionado por algo, entro en un tipo de trance con dolor de cabeza, es como si yo fuera uno de los constructores de las torres, y el constructor de una de las mezquitas. Y dentro de mí sé intuitivamente que algunas torres han sido construidas por personas que no son las que construyeron las mezquitas. Pero mi cabeza es demasiado pequeña y estrecha para permitir que tantos vivan en ella. Lo quiero y a la vez no quiero, porque me gustan los constructores de las torres que a veces se encuentran en mi cabeza. Pero es demasiado y la fuerte presión en mi cabeza hace que a menudo pierda el conocimiento. En lugar de más en mi cabeza, tiene que haber menos, es decir: que quiero hablar sobre Dios y el mundo. Pero no sé cómo puedo sacar a relucir todo lo que siento, veo y experimento, cómo llevarlo de mi cabeza a mi boca. No soy un constructor de torres sino un adolescente vagabundo, lo único que puedo hacer es pensar y mirar el esplendor de las torres que tocan el cielo, y esperar no desmayarme muy a menudo.

Desde el punto de vista de la terapia de reencarnación moderna, Narek experimenta parcialmente (pseudo-)obsesiones (Ten Dam 2013). Debido a que Narek es médium (paranormal), tiene una mente receptiva y puede entrar y salir fácilmente su cuerpo, y por eso entidades (espíritus) de vidas pasadas tienen fácil acceso a su sistema nervioso y pensamientos (obsesiones). Sin embargo, incluso los recuerdos de sus vidas pasadas antes de ser Narek pueden influir en él (pseudo-obsesiones). Quizás fue un apasionado arquitecto o constructor de mezquitas, templos u otros edificios religiosos. Por lo tanto, una cabeza puede estar energéticamente muy llena, con una serie de alucinaciones como resultado.

M: Continúa.

Narek: Cuando estoy doblando la esquina con un saltito cerca del edificio del bulevar, de repente estoy tieso como la piedra de la escalera de la mezquita. Caigo al suelo, y el momento parece durar años, no puedo moverme más, incluso mis párpados y ojos que se han dejado abiertos. Los espectadores se inclinan y los miro sin mover los ojos. No estoy muerto, lo siento y lo sé, pero mi cuerpo parece muerto. No puedo mover mi cuerpo. Mi respiración es escasa, inaudible y lenta como la de un Fakir.

M: Cuéntanos qué ves, sientes y experimentas.

Narek: Me están recogiendo los asistentes sociales y estoy acostado en una bonita cama blanca en una especie de hospital. Un médico especializado, un hombre, estudia con preguntas y exámenes la enfermedad de la rigidez total.

Gracias al trabajo del médico, mis ojos se abren y descubro cómo podría lograr mis sueños. El doctor cumplió su objetivo al estudiar para ser médico. Para alcanzar mi meta de servir a Dios y a la creación, primero tendré que estudiar. Me da una sensación de calma, hay una puerta de escape. Pero nuevamente estoy inquieto al descubrir que no sé ni cómo ni dónde puedo estudiar para realizar mis planes sin dinero.

Después de un tiempo, volveré a las escaleras de la mezquita como antaño, y mi leal amigo y padre urbano, Mehmet, que trabaja en la mezquita, me ayudará.

La vida de Narek resulta ser un intermezzo entre su encarnación antes de Narek y su vida después de Narek como el arquitecto Antoni Gaudí. En otras palabras: el intermezzo de «Narek el alucinador» fue seguido por la vida de «Gaudí el extrasensorial».

M: Narek, en otro episodio continuaré con la película de tu vida, la fase final.

 

EN EL CAMINO HACIA DIOS, EN EL CAMINO HACIA LA SAGRADA FAMÍLIA

Imagen cinematográfica extrasensorial y escenario de los acontecimiento
De nuevo, antes de que Narek responda, una imagen en mi pantalla paranormal se manifiesta: El dios del minarete llamado Alá.

Narek ha crecido y la ropa le queda pequeña, con 17 años está al final de la adolescencia, y a principios de la edad adulta. Él está de pie y de espaldas a la mezquita al borde de las escaleras. Con gafas mira el mundo con una mirada tranquila e incluso algo cerebral, se da la vuelta y entra a la mezquita.

Narek ha tenido alucinaciones a lo largo de su pubertad. Se ha familiarizado con imágenes de personas y dioses que no existían pero que aún existían en su mente, y familiarizado con la siempre recurrente multiplicación de los muchos minaretes en su ojo interior, las torres de las mezquitas. Y también con los hombres barbudos que vio, pero que no estaban allí, que parecían las imágenes de los santos de los libros que sus padres leían después de orar.

Mehmet, que es muecín en la mezquita y está familiarizado con la emoción religiosa de Narek desde hace años, quiere ofrecerle un refugio seguro, y lo introducirá en las más altas esferas administrativas de la mezquita. Pretende permitir que se convierta al Islam para que pueda ser muecín algún día. Narek, originalmente un cristiano armenio, decide finalmente, por tentadores que sean los minaretes, no convertirse al Islam. Como cristiano, no puede convertirse en muecín, pero ocasionalmente puede ayudar a Mehmet cuando sube al minarete para llamar a orar. Con los años, el minarete de Narek se ha convertido en el símbolo de Dios, el Alá de Mehmet, del Creador, que tiene ojos para todo, el ojo que todo lo ve.

M: Ahora continúo con la película de tu vida, un nuevo episodio: la fase final.

Narek: Estoy de pie frente a la mezquita, mi mezquita, mi casa en la ciudad, de espaldas a la entrada. Acabo de subir las escaleras y después del último paso me he girado. De espaldas a la entrada, me quedo al borde de las escaleras, miro al mundo y he perdido la cabeza.

M: Dime, ¿qué pensamientos tienes?

Narek: Mehmet quiere hablar conmigo, me ha invitado a una entrevista. Él quiere que me convierta en musulmán, y debo darle una respuesta hoy.

M: ¿Qué decidiste?

Narek: No me convertiré en musulmán. Mis padres armenios de religión cristiana, siempre ha creído en el Dios cristiano, en Jesús y en los santos, no en Alá ni en Mahoma. Yo también nací cristiano.

M: ¿Por qué las escaleras frente a la mezquita han sido su hogar durante muchos años y no la iglesia armenia?

Narek: No lo sé bien. También es un sentimiento. Como cristianos armenios, mi padre y mi madre una vez me llevaron a su iglesia, creo, pero tengo muy poco recuerdo de eso. Nuestra creencia también era inusual, teníamos que tener cuidado. Pero luego un día paseaba de la mano de mis padres y por primera vez vi las hermosas torres en el corazón de nuestra ciudad, me sentí como en casa, me volví feliz, todo mi cuerpo tembló.

M: Ajá, dime.

Narek: Amo las torres de la mezquita, pero no quiero convertirme en musulmán, ya que muchos de mis amigos armenios parecen ser musulmanes, pero han permanecido cristianos en sus corazones.

Narek: Mehmet está un poco decepcionado, parece. Él me dice que debido a eso nunca podré ser muecín, pero si se presenta la oportunidad él me llevará arriba,al espacio donde llama a la oración como muecín.

M: Continúa.

Narek: Después de un largo período, la suerte me sonríe. Mehmet está envejeciendo, sus ojos ven menos, y sus piernas le duelen cada vez más cuando sube al minarete. No quiere renunciar a su trabajo diario como muecín y me pide que lo ayude de vez en cuando y que lo apoye cuando sube a la torre alta.

Narek: Por eso me convierto en asistente de Mehmet.

M: ¿Cómo te sientes cuando subes el minarete y puedes ver la ciudad desde arriba?

Narek: El ascenso es impresionante, estoy en camino hacia Dios, pasa por mí, aunque Dios se llame Alá en la mezquita. Es difícil describir lo que siento. La fuerza, el sentimiento y la emoción en mí son tan fuertes que casi no respiro, me mareo y casi no puedo ayudar a Mehmet.

Esto es lo que siempre quise, lo que he esperado toda mi vida. Dios vive muy por encima de las personas, por lo que pasa a través de mí, en algún lugar muy por encima del minarete en un cielo alto, y con cada escalón de piedra me acerco a Él, al Creador.

La subida de la torre y servir de apoyo a Mehmet es pesado. Como muchas veces en mi vida empieza el dolor de cabeza con destellos de luz, más poderoso que nunca. La necesidad de servir de apoyo a Mehmet me mantiene consciente, intento respirar tranquilamente paso a paso, utilizando el aire inhalado con mucha moderación. Tengo que ayudar a Mehmet.

Narek: Durante la caminata de los muchos escalones de piedra, aparecen hombres que están allí pero que tampoco están allí. Son hombres que construyen o han construido el minarete, trabajadores, mamposteros, pero no están ahora, están en otro «ahora», siento que está en un ahora del pasado, porque tienen ropas diferentes a las que tenemos. Los trabajadores caminan de un lado a otro, pero no me ven, y algunas veces simplemente caminan a través de Mehmet y de mí como si no existiéramos. Con cada piedra que colocan siguen un ritual: la colocan a la altura del pecho, como en una ofrenda al Creador, mientras murmuran una oración inaudible. El minarete en construcción se debe ofrecer de antemano a Dios o a Alá en detalle. Tengo la clara impresión de que una vez fui yo quien dirigió a estos obreros. Pero eso no es posible yo vivo ahora y ellos vivieron en otro tiempo, ¿o tal vez es posible? simplemente no sé si podría serlo.

Más muerto que vivo llego a la final con Mehmet. No puedo ni debo entrar en el balcón redondo desde donde Mehmet hace la llamada a la oración pues no soy muecín. Pero puedo ver a través de la apertura del minarete que da acceso al balcón redondo que rodea la esbelta torre. Veo el infinito cielo despejado sobre la ciudad que yace en la profundidad.

Narek: Mehmet levanta la voz y pide oración. Estoy completamente desconcertado. La voz, el tono, el sonido melodioso como olas en el mar, el ritmo de la voz de Mehmet, la claridad de su corazón que es el resultado de años de compromiso con su Dios, me toca como una tempestad de truenos sobre el Cuerno de Oro en Estambul, y hace temblar todas mis células, incluso tirito, me reduce a átomos invisibles que amenazan perder la coherencia. Rodeado por un bosque de minaretes nunca me sentí tan cerca de Dios, y nunca como ser humano sentí tanto peligro: la vista real o la proximidad de Dios o Alá debe ser devastadora como las experiencias de los profetas del Antiguo Testamento de las que he oído hablar.

Junto a Mehmet desciendo, todavía medio inconsciente, por las escaleras. El descenso es más fácil, pero estoy emocionado, exhausto y jadeante. Las experiencias en la torre han sido abrumadoras, como si la torre hubiera anidado en mi cuerpo y mi mente, como si yo fuera la torre, quisiera ser una torre y difundir la palabra de Dios. En el descenso, Mehmet se apoya de nuevo y, al mismo tiempo, busco apoyo y me aferro a él porque las fuerzas se alejan cada vez más de mí y tengo la sensación de que la vida en mí está a punto de dejarme para siempre. Por fin logré lo que quería: acercarme mucho a Dios.

Narek: Cuando me encuentro con los trabajadores transparentes de nuevo en el descenso, surge el deseo de querer construir torres yo mismo, poner una vida al servicio de Dios, construir una iglesia con el encanto de una mezquita con muchas torres altas en honor a Dios y a la Sagrada Familia.

Cuando llego abajo, me desplomo en las escaleras, mi respiración flaquea, mi corazón desfallece, es hora de pagar el precio de las emociones de estos años. Mehmet una vez más se inclina sobre mí como un padre como la primera vez durante mi infancia. Exhalo el último suspiro y me dirijo a un lugar de descanso desconocido entre el cielo y la tierra y más tarde a otro país, un país, quizás con nuevas torres en el horizonte.

M: Narek, gracias por tu viaje tan especial, vuelve a la posición como entidad que eras y eres después de la muerte de Antoni Gaudí.

Gaudí: Así es como es.

 

______
* Estancia planetaria: Estancia educativa dentro de una esfera de influencia planetaria durante el período entre la muerte y la nueva encarnación
(Edgar Cayce A.R.E. 2016. Your Planetary Sojourns – How Astrology Works)

 

 

_______

NOTAS Y LITERATURA

Agosin T. (1989). Mysticism and Psychosis. Cafh. A path of spiritual unfolding. Consultado el 28 de julio de 2018 de https://bit.ly/2uTYhmk

Arroyo S. (2016). Astrología, Karma y Transformación: Las dimensiones interiores del mapa natal. Buenos Aires: Kier Editorial

Candra CM. (1999). Intérprete de la transformación (los diálogos con el espíritu de Ayrton Senna). Correio da Bahia. Salvador da Bahia, Brasil http://bit.ly/2hGVEMY

Cangas AJ., Sass LA., Pérez-Álvare M. (2009). From the Visions of Saint Teresa of Jesus to the Voices of Schizophrenia. Project MUSE. The Johns Hopkins University Press. Consultado el 29 de Julio de 2018 de https://bit.ly/2v1E8L1 .

Cerminara G. (1991). Multiples Moradas alla del tiempo y espacio. Madrid: Editorial Edaf.

Dubois G. (2002). Los Alquimistas del siglo XX (trad. Laura Robecchi). Barcelona: Ediciones Obelisco

Fiore E. (1988). La posesión: liberandose de espíritus dañinos. Madrid: Editorial Edaf

Freire P. (1975). Pedagogía del Oprimido. Tres Cantos: Siglo XXI

Fulcanelli (2000). Las moradas filosofales y el simbolismo hermético en sus relaciones con el arte sagrado y el esoterismo de la gran obra. Barcelona: Índigo.

Foucault M. (2006). Historia de la locura en la época clásica. Barcelona: Fondo de cultura económica de España

Hensbergen G van. (2016). Antoni Gaudí (Ensayo-biografía). (Traductor: Patricia Anton de Vez Ayala-Duarte). Barcelona: Debolsillo

Hensbergen G van. (2016). La Sagrada Família: El paraíso terrenal de Gaudí. (traductor: Jofre Homedes Beutnagel). Barcelona: Plaza & Janés

Illich I. (2011). La sociedad desescolarizada. Buenos Aires: Godot

James W. (2006). Las variedades de la experiencia religiosa. Iztapalapa: Lectorum

Jones J. (2007). Antoni Gaudí: bringing heaven to earth. The Guardian. Consultado el 6 de marzo de 2018 de https://bit.ly/2H1TlTC

Larivée S. et al. (2013). Les côtés ténébreux de Mère Teresa. Studies in Religion/Sciences religieuses. Montreal: l’École de psychoéducation de l’Université de Montréal.

Logan L. (2013). God’s Architect: Antoni Gaudi’s glorious vision. CBS News. Consultado el 7 de abril de 2018 de https://cbsn.ws/2uMYPwu

McMillin D. (1997). The Treatment of Schizophrenia: A Holistic Approach is a scholarly work written in APA (American Psychological Association) style. Virginia Beach VA: A.R.E. Press.

McMillin D. (1995). Case Studies in Schizophrenia Virginia Beach VA: A.R.E. Press.

Os, J van. (2009). ‘Salience syndrome’ replaces ‘schizophrenia’ in DSM-V and ICD-11: psychiatry’s evidence-based entry into the 21st century? Acta Psychiatrica Scandinavica, 120, 363-372.

Os J van, Kenis G, Rutten BP. (2010). The environment and schizophrenia. Nature. 2010;468(7321):203-212

Salsbach AR. (2010). El entrenamiento… una experiencia fascinante e apasionante (de un Vice-Gobernador y Maestro de REIKI internacional). Prólogo al libro que contiene los diálogos con el espíritu de Ayrton Senna. Curazao, Antillas Holandesas.

San Augustín (2009). La ciudad de Dios; Vida de San Agustín. BAC Selecciones. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos

Stephen HJM: (1990). Winti en psychiatrie; geneeswijze als spiegel van een kultuur. Amsterdam: Karnak

Sass L.A. (2014). Locura y Modernismo. La esquizofrenia a la luz del arte, la literatura y el pensamiento modernos. Madrid: Dykinson

Stace WT. (1987). Mysticism and Philosophy. New York: Jeremy P. Tarcher

Szasz TS. (2006). La fabricación de la locura. Barcelona: Kairós

Szasz TS. (2008). El mito de la enfermedad mental. Madrid: Amorrortu

TenDam H. (1998). Cura Profunda. A Metodologia Da Terapia De Vida Passada. São Paulo: Summus Editorial

Verstraaten MJG. (2011). Ayrton Senna: Minha vida passada como monge tibetano (capítulo 4, en): As Borboletas não podem Tamarar e as Tâmaras não podem Borboletear. Genética de uma carreira interna & externa. Países Baixos / Antilhas Holandesas: Destinations SA – Inteligência Intuitiva. ISBN 978-90-812836-6-3

Verstraaten MJG. (2011). Ayrton Senna: Mi vida pasada como monje tibetano. Conferencia de prensa. Antillas Holandesas: Biblioteca Nacional de Curazao. https://bit.ly/2IAwY4F

Verstraaten MJG. (2013). Fact Finding Report Desaparición Natalee Holloway. Conferencia de prensa. Antillas Holandesas: Biblioteca Nacional de Curazao. https://bit.ly/2uZtY02

Verstraaten MJG. (2014). Los espíritus espirituales y espirituosos. Conferencia. Jerez de la Frontera: La Moderna. http://bit.ly/2wFVrjp

Weiss BL. (2010). Muchas vidas, Muchos maestros. Madrid: Zeta Bolsillo

Woolger RJ. (1991). Otras vidas, otras identidades: Un psicoterapeuta Jungiano descubre las Vidas Pasadas. Madrid: Martinez Roca.

Zeeuw G. van der. (1979). Wanen of geesten: Gestoord of bezeten? Psychiatrische patiënten paragnostisch bezien. Deventer: Ankh-Hermes.

Zubin J., Spring B. (1977). Vulnerability – A new view of schizophrenia. Journal of Abnormal Psychology, 86(2), 103-126. Consultado el 5 de abril de 2015 via http://bit.ly/2xJfTR1

 

 

Update 13-09-2018

__________________________________________________________________________________

© MARTIEN VERSTRAATEN
Vidente & médium holandés
Terapeuta de regresión a vidas pasadas
Ejerciendo la profesión desde 1985 (Países Bajos, País de Curazao, Brasil, España)

Periodista mediúmnico. Autor

Puestos ocupados:
Profesor de Artes Plásticas y Métodos Experimentales
HAN University of Applied Sciences,
Departamento de Artes Plásticas, Arnhem/Nimega, Países Bajos

Profesor de Artes Plásticas y Metodología Metafísica
NHL University of Applied Siences,
Departamento de Artes Plásticas, Leeuwarden/Groninga, Países Bajos

Profesor invitado en varios países

Miembro del Consejo del ‘Groninger Museum’, el prominente museo internacional de arte moderno, Groninga, Países Bajos
Miembro de la Junta Provincial de Cultura de Groninga, Groninga, Países Bajos
Miembro de la Junta Provincial de Avaluación de las Artes Plásticas, Países Bajos

_______________________________________________


DESTINATIONS
– Laboratorio de Inteligencia Intuitiva
España – Países Bajos – País de Curazao – Brasil
CONSULTORIO PARANORMAL ANDALUCÍA
Jerez de la Frontera, Cádiz, España

www.martienverstraaten.com