Tomás de Torquemada: Ternura bruta

TorquemadaWapen Recuperado

Foto (detalle): Wikipedia / Barsex

El artículo original fue publicado en Neerlandés, el 14 de octubre de 2018.
Traducción: Martien Verstraaten. Corrección: Elena Solís

 

El Gran Inquisidor Tomás de Torquemada, dominicano y confesor de Isabel la Católica, la reina de Castilla y León que tenía una vida pasada como monja promiscua, pasó a la historia como uno de los monjes más crueles que Dios permitió caminar en una cogulla por la tierra. Dios tiene su alma, o no. Una letanía de preguntas.

¿En qué momentos de la vida de De Torquemada (1420-1498), lleno de humildad agresiva, las experiencias de vidas pasadas fueron proveídas nuevamente, reactivadas, de «energía» a través de estímulos? ¿En qué momentos siguió De Torquemada los pasos de la persona quien era en una encarnación anterior? Y, ¿qué persona o personas contribuyeron a su «éxito» como Gran Inquisidor? ¿Con qué persona o personas con quien compartió anteriormente una vida pasada, habían plantado en él la semilla de la ternura brutal? Y la pregunta que todos será curioso: ¿puede la brutalidad, la ternura o la ternura bruta ser innata o un resultado de la educación? Es el debate psicológico natura-nurtura (innato o adquirido), que ha tenido lugar desde Platón y Aristóteles. La tesis tabula rasa de Aristóteles, una tablilla sin inscribir, sin embargo, está en contradicción con las experiencias en vidas pasadas.

Muchos miles de regresiones a vidas pasadas alrededor del mundo han dado respuestas adecuadas a esto: Históricamente, el presente actual está formado, tanto personal como colectivamente, por eventos del pasado distante (encarnaciones), o al menos coloreado por ellos.

 

INTRODUCCIÓN
De Jozef Stalin conocemos los antecedentes psicológicos que se pueden considerar como la razón por los que mató directa o indirectamente a entre 10 y 20 millones de rusos y no rusos. Sólo Mao Zedong superó a Stalin en números, se le considera responsable de la muerte de solo 70 millones de personas. Tanto Stalin como Mao se pusieron a mal con su padre. Ambas lo odiaban, y por lo tanto, ambas habrán sufrido ciertamente bajo una carga kármica. A través del abuso sistemático, el padre de Stalin expulsó a la última humanidad y cariño de su hijo, y Mao había preferido jugar «caza a reacción» con su padre, una tortura en China, donde se colocaron los brazos de la víctima detrás de la espalda y la cabeza presionada abajo, similar a la Garucha de la Inquisición española. Esta tortura, que sufrió una vez el posterior vicepresidente Ji Dengkui, también fue aplicada por Mao a supuestos disidentes que se interponían en su camino, como el estudiante crítico Wang Rong-fen (Chang 2015).

En una secuencia de dos sesiones paranormales, conté vida y milagros de Tomás de Torquemada: su anterior vida actual en España, y su vida pasada como hijo de una madre psicológicamente cruel en el antiguo Belgrado del siglo XIII.

El espíritu de la Torquemada se presentaba como objeto de investigación, después de que me encontré con él en la vida de Isabel la Católica, me había dado cuenta de su contacto íntimo, una congenialidad. Además de institucional, la fundación de la Inquisición española de la cual De Torquemada se convirtió en el primer Gran Inquisidor, hubo contacto personal: De Torquemada fue, fuera de duda, el confesor de Isabel la Católica. Durante los primeros contactos paranormales con Isabel la Católica ya tenía la impresión de que De Torquemada habría compartido una vida pasada con Isabel la Católica.

 

EL MOVIMIENTO OSCILATORIO EN LAS VIDAS PASADAS

Tanto Mao Zedong como Josef Stalin, sin duda, habrán tenido una vida pasada en la que, en lugar de practicar la tiranía, el sufrimiento por tiranía era el tema de la vida. El efecto yoyó cósmico entre poder frente a la impotencia, la riqueza y pobreza o por ejemplo un cuerpo sano frente a un cuerpo enfermo (Verstraaten, 2010), pueden ser un tema central educativo en una serie de vidas pasadas, hasta que la entidad se apodere de la dinámica de contraposiciones. A continuación, la lección se aprende y desaparece el movimiento del péndulo cósmico.

No es sorprendente en sí mismo. Incluso en una vida tenemos que atravesar desafíos a menudo antes de dominar las cosas. Tratar con la obesidad es un buen ejemplo de esto: el efecto yoyó lleva también el sello de un movimiento de un péndulo. Cayendo y levantando, adelgazar con la última dieta promocionada, estar a pan y agua, para almacenar un montón de chocolate después de un tiempo. En la anorexia nerviosa ocurre la misma curva, solo en la dirección opuesta. Es notable que las personas que no están predispuestas, por ejemplo, al tándem bulimia-anorexia nerviosa, pasen por la vida sin problemas, sin estar en las garras de este proceso kármico específico.

Los excesos de Mao y Stalin, pero por supuesto también de un dictador como Hitler, son el resultado de la dinámica negativa en una serie de vidas anteriores. En una de las primeras encarnaciones anteriores de Hitler, como Landulfo II de Capua (c. 825-879), el perverso conde y obispo practicante de magia negra, fue castrado después de ser atrapado en la cama de una dama noble que hubo violado, después de lo cual el esposo y algunos de los hermanos de la dama se tomaron el derecho en sus propias manos (Ravenscroft 1974). Las formas extremas de sexualidad de Hitler, y el descenso incompleto de uno de los testículos, la criptorquidia a la derecha (Die Welt 2015), bien podría ser el impacto psicológico de su vida como el conde y obispo negro-mágico Landulfo II de Capua. El movimiento oscilatorio, un péndulo cósmico, es en caso de Tomás de Torquemada como en otros dictadores, no de un calibre cotidiano.

El médium estadounidense Edgar Cayce (1877-1945) mostró en una serie de lecturas cómo puede funcionar el movimiento del péndulo cósmico. También como médium de sanación, iluminó los registros de vidas pasadas de muchos pacientes que le pidieron ayuda. Varias enfermedades y disfunciones parecían tener su origen en una encarnación anterior, en la cual el comportamiento de la entidad en el periodo en cuestión parecía haber estado «bien». Para los padres de un niño recién nacido se le pidió consejo educativo.

En una de sus encarnaciones anteriores, informó Cayce, la entidad pasó por la vida como el senador romano Marcus Brutus, conocido como uno de los conspiradores del ataque mortal a Julio César, e hizo como gobernador de Chipre una fortuna mediante préstamos de dinero con alto interés. Y luego se suicidó. Se recomendó educar al joven en edad de crecer durante los primeros 12 años con un alto grado de disciplina, acompañado de amor y paciencia, y para bloquear su fuerte deseo de prosperidad material y preferencia por personas importantes.

Las sesiones de Cayce mostraron que en la ciudad estadounidense de Belafontaine, Ohio, nacieron por razones desconocidas, muchos niños que parecían haber tenido encarnaciones en el momento del Imperio Romano. Se refería no solo a las personas (entidades) que eran socialmente de alta categoría en ese momento, como Bruto, César o Nerón, sino también a personas en la antigua Roma que habían estado cerca de estos VIP romanos.

Para entender más a Tomás de Torquemada, debemos ponerlo históricamente en una perspectiva reencarnativa. ¿Qué movimiento oscilatorio, qué péndulo metafísico, se aplica a él?

 

LA ELECTROLARYNX AVANT LA LETTRE

Son las primeras horas de la tarde, el Gran Inquisidor De Torquemada claramente ha pasado la mediana edad, pero aún es un hombre joven en términos de energía.

La Torquemada se encuentra enfrente en diagonal de un sospechoso, un hombre, se aleja un gran número de metros de él. Estar más cerca de cinco o seis metres del acusado no está permitido. En otras palabras, tal cosa es físicamente casi imposible durante su vida entera. Esto se debe a que su garganta por una causa desconocida se cierra aún más de lo normal. El Torquemada parece tener un bloqueo emocional en el área de la garganta, especialmente en las cuerdas vocales, que como vemos data de los sucesos horribles en vidas pasadas. Cuanto más se encuentra a la inmediata proximidad de una persona, especialmente un sospechoso, más se cierra su garganta, con lo cual hablar es complicado. Prefiere orquestar el sufrimiento que inflige a los demás, a sus víctimas, escribiendo desde detrás de su mesa.

Ser capaz de hablar fácilmente y con franqueza como un común de los mortales, no se le concede. La necesidad diaria de usar palabras como Gran Inquisidor durante los procesos, por lo tanto, proviene de su garganta como el sonido de un electrolarynx, el aparato mecánico para hablar, que conocemos en el presente para los pacientes después de la extirpación quirúrgica de la laringe y las cuerdas vocales: el sonido metálico, robótico y algo forzado.

Las causas subyacentes al bloqueo, las experiencias dolorosas de origen agresivo que fueron psicológicamente amenazantes en un pasado lejano, causan que sus frases habladas se construyan como las paredes de albañilería de una bóveda de cañón en un calabozo medieval: las emociones del permafrost. Por lo tanto, deja los interrogatorios durante el procedimiento lo más posible al asistente del inquisidor y más tarde a los asistentes-inquisidores que le han sido enviados desde Roma. El Torquemada como Gran Inquisidor es el arquitecto a cargo, asistido por inquisidores, interrogadores, asistentes, especialistas del potro, inventores de Garucha y especialistas en «waterboarding medieval», históricamente mejor conocido como tormento del agua o cura de agua.

A la vista de un sospechoso, se lleva a cabo un proceso especial en las catacumbas del alma de De Torquemada, en el que el sistema endocrino activa el centro del poder y la libido por un lado, y por otro lado en el que la circulación sanguínea adquiere una fuerza diferente: una dinámica emocional diferente. Su boca se seca como durante un terrible susto. Es por eso que habla como si acabara de tragar una cucharada llena de harina o de cal seca. Sus palabras son más secas que un higo, calculadas por su mente. Una vez, sin saber dónde y por qué, tuvo que sufrir mucho mentalmente.

Siempre ha habido un sentimiento muy importante en él: venganza inconsciente por lo que se le han hecho, aunque no sepa cuándo se ha visto afectado. El cargo prominente sirve como un «hermoso» instrumento, como caído, para poder sublimar, pensando en Sigmund Freud (Vergote, 2002), la venganza. Esto, al abrazar como Gran Inquisidor objetivos «nobles»: una declaración de misión hipócrita de 24 quilates. ¡Una posición inatacable!

Lo controvertido es que, además de la agresión cristalizada, también ama a la gente, incluso de manera tierna, especialmente a aquellos que tienen que sufrir severamente bajo su gobierno. La vida interior de De Torquemada es, por lo tanto, trágica: la crueldad y la ternura luchan por el primer lugar sin que ninguno de ellos pueda salir de la batalla. Es por eso que el dilema persigue el alma de De Torquemada durante siglos hasta hoy en 2018.

Cuando De Torquemada mira hacia adentro, sabe que debe haber habido un momento en el que estaba buscando algo que debía parecer amor, pero que inmenso dolor era su parte. Con duros golpes, su búsqueda de lo mejor en el universo debe haber sido aplastada. Casi todos los días, año tras año, a la vista de «los miserables» de la tierra, hombres y mujeres que él mismo ha condenado y castigado, se encuentra en una lucha interior, sin saber a qué sentimientos silenciosos e ocultos debe dar prioridad: el dolor, la tristeza o el placer sensual como formas de venganza sublimada y sustituida.

El Torquemada puede tomar una decisión, atrapado como está en su propia telaraña psicopática. El resultado, sin embargo, es que él como un trastorno de comportamiento patológico, continúa repitiéndose y, a su vez, abraza el dolor, la tristeza y el placer hasta su muerte. Las condenas y el horroroso sufrimiento que causa, sirve, por extraño que pueda parecer, como un bálsamo por sus heridas internas.

A través del ejercicio desenfrenado del poder y la aparición de muchas torturas, se forman en las cerebros de De Torquemada, en la hipófisis, endorfinas que funcionan como neurotransmisores y cuyo generan junto otras sustancias alucinógenas semejantes a los opiáceos, una sensación de bienestar (Bolz 2001). El resultado adictivo es siempre: calmar el dolor, la «felicidad» y el orgasmo mental en el cerebro. Las sustancias que alivian su dolor enmascaran también su falta de compasión. El Gran Inquisidor se ha convertido en un adicto a las drogas, en un notorio yonqui avant la lettre. La apariencia de las víctimas que sufren, no lo deja frio en un sentido mental y sexual.

Sin embargo, en la historia de la Iglesia Católica Romana, el comportamiento sexual aberrante a lo largo de los siglos no es raro o inusual. Sacerdotes y también miembros de la Inquisición española durante el reinado de De Torquemada son juzgados y castigados varias veces por una variedad de delitos sexuales. Incluso en el Nuevo Mundo en las colonias españolas, México, la libido sacerdotal fluía libremente. El historiador francés Alessandro Stella abrió los archivos de la Inquisición que muestran que 2000 clérigos católicos, incluso en México entre 1540 y 1810, fueron juzgados por delitos sexuales (Stella, 2009).

Las aberraciones sexuales como las de De Torquemada, al menos como una experiencia en su vida emocional, no existen históricamente en sí mismas. Sadomasoquismo como algolagnia y otras formas de SM, tal vez formulado por primera vez por los escritores Markies de Sade y Sacher-Masoch, son dos extremos de un movimiento pendular encarnado: aspiraciones sádicas en una encarnación y masoquistas en otra, y son de todos los tiempos.

Se evoca mentalmente una procesión de ejemplos de la historia católica romana. El cuadro «Flagelantes» de Francisco Goya, con una selección de flagelantes que se castigan, dice todo. Por el efecto erótico, el placer, que el infligir o sufrir la flagelación podría provocar, los monjes en la Edad Media fueron advertidos explícitamente por los órdenes u otras autoridades eclesiásticas.

Crimen y castigo, recordando Fiódor Dostoyevski, el concepto de pecado original, es desde el primer día profundamente vinculado a la doctrina de la Iglesia Católica y sus adeptos en Roma. En calidad de Gran Inquisidor, De Torquemada nunca participó físicamente en acciones que, sin ninguna restricción, deberían ser clasificadas como sadismo o masoquismo, sino indirectamente al permitir un orgasmo mental, tanto más. Su ambivalencia hacia la sexualidad, tanto la preocupación como la negación, es casi idéntica a la naturaleza sexual de Isabel la Católica, la Reina de España, a quien confesará a menudo (Verstraaten 2017).

La magia y la energía sexual, en otras palabras la magia sexual, es tanto el vehículo de vitalidad con el que se transmite la doctrina de la fe como el lubricante metafísico con el que esta religión abrahámica se trata de vender.

Como sabemos, el vino está a través del vampirismo religioso, consagrado a la sangre, y el pan se convierte en carne caníbal. El Señor Jesús en B. luego en N. corre sobre el agua y ¡Dios Todopoderoso!, él no se moja los pies. El cristianismo y el catolicismo en particular es magia cien por cien pura raza, donde no se involucra una ciencia académica de Einstein, Newton o Erasmus. Por su «naturaleza dual», el Hijo es igual al Padre, consustancial: igual de ser, coexistente o transustancial, reemplazándose unos a otros, como durante el sacramento de la Eucaristía. En términos antropológicos: supuestos paganos y metafísica de raza pura, empapados en rituales pre-cristianos e incluso pre-mosaicos.

Prácticamente no hay ningún ritual animista u otro «pagano» que sea tan poderoso y especialmente tan astutamente compuesto como el católico romano. Ninguna secta en la que el control mental podría usarse con éxito como la de la Iglesia católica.

La Inquisición española se basó energéticamente por definición en esta magia sexual, con sus rituales, mandamientos, y sobre todo, las prohibiciones oprimidas. Esta doctrina políticamente infectada sirvió como garantía para la política de fuerza, y con el tándem De Torquemada-Isabel la Católica como arquitecta y ejecutora.

 

LAS VIDAS PASADAS EN EL CONFESIONARIO

Es un domingo, el día del Señor. De Torquemada recibe a Isabel la Católica en el confesionario, el domingo es a menudo su día confesional.

De nuevo De Torquemada se siente abrumado por su presencia, que llena el confesionario en todos los rincones con un calor celestial, y nuevamente está profundamente impresionado por su flamante personalidad, escondida bajo un exterior completamente introvertido. Es su voz cautivadora, a veces vacilante, la elección de las palabras y el ritmo de las palabras que lo hipnotizan, la articulación controlada, las pausas en los sentidos, su respiración necesaria para dirigir las palabras dentro la siguiente oración, pero es el ser interior ardiente, aunque en una piel introvertida, que no pasa desapercibido por un iniciado que está atento.

De Torquemada está desconcertado, tímido, sin juicio, sí, incluso se siente abrumado por los sentimientos de amor que despiertan en él y que apenas conoce, al mismo tiempo esta mujer también le infunde un miedo enorme, con lo que incluso está un tanto excitado sexualmente. El cóctel, una avalancha de sentimientos que vienen a la mente, es una experiencia que nunca olvidará, sentimientos que han estado en él durante mucho tiempo, tal vez durante siglos. El cóctel, una avalancha de sentimientos que vienen a la mente, es una experiencia que nunca olvidará, sentimientos que han estado en él durante mucho tiempo, tal vez durante siglos. Debido a los contactos frecuentes, el confesionario también se convierte en un tipo de pareja, a veces incluso una madre, ante lo extraño que puede sonar.

Como inquisidor y confesor, está acostumbrado a mantenerse en pie, incluso en las circunstancias más difíciles, ya no revelar sus impresiones y sentimientos personales al público. Le ayudará a construir una relación profunda y de largo plazo con Isabel la Católica.

Es domingo otra vez, nuevamente el día del Señor, y nuevamente está el contacto platónico con Isabel que ya no es un contacto platónico, sino un afecto profundo, un matrimonio confesional sagrado.
Por primera vez desde sus primeras confesiones en el confesionario, Isabel abre las cuevas más profundas de su alma. Cuevas que también tienen control sobre su cuerpo. Gradualmente, Isabel comparte a su confesor la lucha que está librando entre el cuerpo y el alma, y la excitación sexual que sufre al ejercer el poder y al ver la sumisión vulnerable, por lo que sus labios reales se queman como ardientes antorchas. Como ningún otro, De Torquemada conoce el dilema de Isabel, conocido como él es con las bendiciones de la carne, con las luchas de la carne, y con el espíritu controlador y condescendiente de una institución como la Congregatio Romanae et Universalis Inquisitionis, que despedazar completamente el cuerpo y alma de un ser humano.

Isabel no puede desear un mejor confesor, y De Torquemada no puede desear un mejor confesionario. Son lobos de una camada.

Es domingo otra vez, nuevamente el día del Señor, pero muchos años después.
Torquemada e Isabel han construido una relación simbiótica, como si fueran gemelos mental y psicológicamente idénticos. Durante la confesión a lo largo de los años De Torquemada se embebe las palabras de Isabel. Son como un bálsamo para su alma, e Isabel es consciente de eso. Es como si ella quisiera enmendar errores, ella quiere rectificar una injusticia que una vez sucedió. ¿Pero qué injusticia? De Torquemada nunca la ha conocido antes que bajo el dosel del sacramento de la confesión, eso lo sabe ciertamente. Isabel la Católica es aparentemente un forastero desconocido para él, que, al mismo tiempo, es capaz de comprender todas las capas de su alma en un abrir y cerrar de ojos, como él las suyas cuando descienden juntos a las cuevas de su «ser» más profundo.

Isabel la Católica también disfruta del contacto durante la confesión, son salidas interpersonales, viajes al delta de su estado inconsciente donde la lujuria, la vergüenza y el rechazo se juntan. Isabel y Tomás beben casi de la misma copa y se encuentran en la lucha contra el mal, la Inquisición, que es la personificación colectiva de su propio carácter pecaminoso: maquinaciones psicológicas y psiquiátricas de primera línea. Al confesar a Isabel, De Torquemada se fortalece en la idea de que el mal, por muy atractivo que lo experimente personalmente, debe ser erradicado. Su mente penetrante lo ayuda, al igual que el potro, la Garucha, el tormento de agua o la pera oral, anal o vaginal, que desgajan «el mal» de las aberturas físicas.

El tema de la vida de Isabel es lujuria extrema, que proviene de una vida pasada como una monja promiscua en Francia, mientras que en De Torquemada el tema es la venganza, que se originó en una vida pasada como un bastardo en el antiguo Belgrado del reino serbio.

 

TAMBIÉN DICTADORES CRUELES SE ROMPEN FÁCILMENTE

Es por la tarde otra vez, alrededor de las seis y media. De Torquemada, ahora un anciano, ha tenido prisa por llegar a una ejecución. Debido a la edad y entrar en decadencia, es claramente menos gordo y tiene dificultades para andar. Su cara se pone roja debido de darse prisa. La ejecución tiene su atención personal. Quiere ver al convicto quemado, un ex hermano que lo molestó y resistió los cargos y la condena hasta el final, un proceso sin fin.

Para su decepción, el hermano sufre una muerte heroica, y con la cabeza alta, el hermano desafía el ego de De Torquemada y finalmente desaparece en las llamas. No es el hermano el que arde, sino de hecho El Torquemada, cuyo ego y cuya alma arden en llamas. De Torquemada, físicamente mientras tanto es una persona mayor, y con muchos miles de muertes en su conciencia incluidos muchos judíos tercos (Elliott, 2012). A pesar de su alianza con Isabel la Católica, nunca alcanzó la meta con lo que comenzó la encarnación: es decir, eliminar completamente el inmenso dolor de su alma eterna.

De nada sirvió.

El artículo sobre la vida pasada de De Torquemada en el que desarrolló su imparable venganza se titula:

Tomás de Torquemada: Mi vida pasada en Belgrado como hijo de una madre bruta

 

 

__________
NOTAS Y LITERATURA RECOMENDADA

Arroyo S. (2016). Astrología, Karma y Transformación: Las dimensiones interiores del mapa natal. Buenos Aires: Kier Editorial

Barrios M. (2006). Torquemada. Inquisidor y hereje. Córdoba: Almuzara.

Bolz A. (2001). Sex im Gehirn. Neurophysiologische Prozesse in der Sexualität. Südergellersen: Bruno Martin.

Candra CM. (1999). Intérprete de la transformación (los diálogos con el espíritu de Ayrton Senna). Correio da Bahia. Salvador da Bahia, Brasil. http://bit.ly/2hGVEMY

Careaga M. (1998). La Santa Inquisición. Z.p.: Martin Careaga.

Chang J, Halliday J. (2016). MAO: La historia desconocida. Barcelona: Taurus

Cunillera T. (2013). La España de Isabel. Barcelona: Lunwerg

Dostoyevski F. (2006). Crimen y castigo. S.l.: Alianza

Dostoyevski F. (2013). El gran inquisidor de Sevilla. Madrid: Taurus

Elliott JH. (1998). La España Imperial, 1469-1716. Madrid: Vicens Vives

Féréal MV. de (2011). Misterios de la Inquisición de España. Charleston, SC: Nabu Press.

Fernández PM. (2009). La Inquisición, el lado oscuro de la Iglesia. Z.p.: Autor-editor.

Fiore E. (1988) La posesión: liberandose de espíritus dañinos. Madrid: Editorial Edaf

Foucault M. (2006). Historia de la sexualidad.  Tres Cantos: Siglo XXI

Freud, S. (2017). Tres Ensayos de Teoría Sexual. S.l.: Createspace

Freud S. (2016). Un recuerdo infantil de Leonardo da Vinci. CABA: Amorrortu.

Freud, S. (1923). Psicoanálisis y la teoría de la libido. Librodot.com https://bit.ly/2QfEXww

Irissarri A. de. (2001). Isabel la Reina. Vol. I, II, III. Barcelona: Grijalbo

Kamen H. (1998). The Spanish Inquisition. A Historical Revision. London: Yale University Press

Muñoz L. (Luis) (2013). Origen, Historia Criminal y Juicio de la Iglesia Católica. Bloomington, IN: Palibrio.

Ravenscroft T. (2006). El talisman de poder (El gran secreto de los nazis). Teyá: Robinbook

Stella A. (2009). Le Prêtre et le Sexe : Les révélations des procès de l’Inquisition Broché. Waterloo: André Versaille.

TenDam H. (1998). Cura Profunda. A Metodologia Da Terapia De Vida Passada. São Paulo – SP: Summus Editorial

Verstraaten MJG. (2011) Ayrton Senna: Minha vida passada como monge tibetano (capítulo 4, en): As Borboletas não podem Tamarar e as Tâmaras não podem Borboletear. Genética de uma carreira interna & externa. Países Baixos / Antilhas Holandesas: Destinations SA – Inteligência Intuitiva. ISBN 978-90-812836-6-3 / NUR 762

Verstraaten MJG. (2017). Isabel la Católica: Las confesiones sexuales de una reina española. Periodismo Mediúmnico. https://bit.ly/2BSmAVm

Verstraaten MJG. (2017). Isabel la Católica: Mi vida pasada como monja promiscua. Periodismo Mediúmnico. https://bit.ly/2QgCRw7

Villarroel González Ó. (2005). Los Borgia. Iglesia y poder entre los siglos XV y XVI. Madrid: Silex Ediciones

Weiss BL. (2010). Muchas vidas, Muchos maestros. Madrid: Zeta Bolsillo

Woolger RJ. (1991). Otras vidas, otras identidades: Un psicoterapeuta Jungiano descubre las Vidas Pasadas. Madrid: Martinez Roca.

 

 

Actualización 21-07-2019

__________________________________________________________________________________

© MARTIEN VERSTRAATEN
Vidente & médium holandés
Terapeuta de regresión a vidas pasadas
Ejerciendo la profesión desde 1985 (Países Bajos, País de Curazao, Brasil, España)

Periodista mediúmnico. Autor

Puestos ocupados:
Profesor de Artes Plásticas y Métodos Experimentales
HAN University of Applied Sciences,
Departamento de Artes Plásticas, Arnhem/Nimega, Países Bajos

Profesor de Artes Plásticas y Metodología Metafísica
NHL University of Applied Siences,
Departamento de Artes Plásticas, Leeuwarden/Groninga, Países Bajos

Profesor invitado en varios países

Miembro del Consejo del ‘Groninger Museum’, el prominente museo internacional de arte moderno, Groninga, Países Bajos
Miembro de la Junta Provincial de Cultura de Groninga, Groninga, Países Bajos
Miembro de la Junta Provincial de Avaluación de las Artes Plásticas, Países Bajos

_______________________________________________


DESTINATIONS
– Laboratorio de Inteligencia Intuitiva
España – Países Bajos – País de Curazao – Brasil
CONSULTORIO PARANORMAL ANDALUCÍA
Jerez de la Frontera, Cádiz, España

www.martienverstraaten.com